Renovación de fachadas

Con el paso del tiempo, los revestimientos se van deteriorando, perdiendo sus propiedades y características iniciales, y en consecuencia, no realizando correctamente las funciones que de ellos se precisan.

Llegado este punto, se hace necesaria una intervención en la fachada, preparando previamente el soporte y a continuación revestir con un nuevo producto.

Análisis previo

El primer paso que se debe realizar cuando necesitemos renovar una fachada, es plantearnos qué tipo de requerimientos le solicitaremos a la misma, y en función de esto (aislamiento térmico, aislamiento acústico, protección frente a la humedad, etc.), elegir la solución constructiva adecuada.

Otro factor importante, es tener en cuenta la naturaleza y estado del soporte sobre el que se realizará.

Así mismo, también se deben valorar todas aquellas circunstancias, aunque sean adyacentes, como pueden ser normativas municipales, creación y recogida de escombros, posibilidad de utilización de andamios, disminución de espacio útil, etc.

Consideraciones Técnicas

Una vez escogido el nuevo revestimiento, procederemos a eliminar y sanear el antiguo, por lo que debemos preparar el soporte de manera adecuada, para lo que procederemos de la siguiente forma:

  • Se vacían las juntas entre revestimientos cerámicos, hasta una profundidad de 2 a 5 cm.
  • Se sustituyen las piedras y ladrillos degradados.
  • Se limpia el soporte con un cepillo metálico, eliminando posteriormente los restos de polvo y partes sueltas mediante agua a presión.
  • Se rellenan las juntas con morteros específicos según el tipo de soporte gamas GECOL Sec silíceo o GECOL Revoco.
  • Allí donde el soporte sea poco resistente, se arma el mortero con una malla de fibra de vidrio y clavos tipo raqueta.
  • Si el soporte es de piedra de baja porosidad, se rellenan las juntas con los morteros  amasados con GECOL Látex (2 litros x saco de 25 kilos de mortero de revestimiento).

Una vez saneado y consolidado el soporte, se procede a la aplicación del revestimiento.

  • Antes de aplicar las capas finales, debemos dejar fraguar el rejuntado durante unos días, para que produzcan las retracciones pertinentes.
  • Una vez que se ha sometido a este tratamiento el soporte, no se ha de obviar ninguna de las precauciones que se tomarían en la realización de una fachada de nueva construcción.

Por tanto, se tienen respetar las juntas de dilatación, así como realizar un correcto tratamiento de puntos singulares (esquinas y cercos de puertas y ventanas, unión de diferentes materiales, etc.)

  • Si la terminación final escogida se realiza con una pintura plástica como es GECOL Cril o GECOL Revestcril, el mortero que sirve de base deberá encontrarse totalmente seco.

Productos recomendados

Revestimientos minerales

Semialigerado

Acabado piedra

Base cemento y cal

Base cal aérea

Base cal hidráulica

Enlucido fino

Enlucido fino cal aérea

Enlucido fino cal hidráulica

Revestimientos plásticos

Pintura

Revestimiento acrílico

Morteros

Base conglomerante hidráulico

Base cal aérea

Base cal hidráulica

Aditivo

Base conglomerante hidráulico

Advertencias: Los datos aportados en esta Solución Constructiva, han sido elaborados en base a los procesos habituales de puesta en obra. No obstante, recomendamos que para cualquier circunstancia particular consulte con nuestro Departamento Técnico info@gecol.com



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar