Aplicación de una junta ancha

Las juntas entre baldosas constituyen la separación natural entre las mismas y se conocen con el nombre de juntas de colocación.

Se consideran juntas anchas, a la separación entre baldosas desde 3 mm a 20 mm.

Las juntas de colocación cumplen dos funciones fundamentales:

  • Técnica: Disminuyen las agresiones por los movimientos y tensiones del soporte, y mejoran la adherencia de la baldosa.

Por otra parte impiden la acumulación de agua en el soporte y en consecuencia la aparición de patologías derivadas de ella.

  • Estética: Su correcta aplicación en términos de anchura, color y ejecución, mejora la imagen decorativa del espacio revestido con cerámica, material pétreo o mosaico.

Debido al uso de un sistema de preservación biocida se evita la aparición de mohos  y otros microorganismos.

Análisis previo

Por las dos funciones expuestas con anterioridad, es aconsejable el uso de juntas en cualquier circunstancia.

Por ello, utilizaremos morteros de juntas de colocación ancha cuando se requiera el rejuntado de baldosas impermeables, de anchura de junta desde 3 a 20 mm, coloreada, de uso interior o exterior y en pavimentos o revestimientos residenciales o industriales.

Consideraciones Técnicas

Antes de proceder al rejuntado, comprobar que la colocación de las piezas cerámicas se ha realizado correctamente y que las baldosas estén perfectamente ancladas al soporte.

Efectuar el rejuntado respetando el tiempo de espera que se indica en la Ficha Técnica del producto empleado, pues posibles remontes capilares de agua o de humedad, originan depósitos de sales en la superficie de la junta de colocación o cambios de tono, desbaratando el efecto estético deseado. 

Las juntas deben de estar limpias de polvo, partes friables y restos de adhesivo, teniendo además una profundidad uniforme, como mínimo igual a 2/3 del espesor total del recubrimiento.

De esta forma se evitan diferencias de secado provocadas por los distintos espesores, y consecuentemente obtener diferentes tonalidades a lo largo de la ejecución de la misma.

Amasar el producto con agua limpia, no añadiendo agua en exceso, pues se provocarían disminuciones de resistencias mecánicas y/o problemas estéticos en la superficie de la junta.

Realizar la limpieza final con una esponja humedecida, sin que desprenda agua, para evitar cambios de la coloración deseada.

Transcurridas 24 horas, rehidratar con una esponja húmeda.

Con ello conseguiremos un correcto endurecimiento del producto, además de homogeneización en el color.

Productos recomendados

Morteros de juntas

De 0 a 20 mm Fraguado rápido

De 3 a 15 mm

Advertencias: Los datos aportados en esta Solución Constructiva, han sido elaborados en base a los procesos habituales de puesta en obra. No obstante, recomendamos que para cualquier circunstancia particular consulte con nuestro Departamento Técnico info@gecol.com



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar